Tags

, ,

Esta serie de dípticos la hice en uno de estos lugares que yo llamo no-lugares. Un no-lugar es un espacio sin mapa con un tiempo sin relojes y por lo tanto un espacio sin ninguna identidad. Prototipo de un no-lugar son los espacios creados alrededor de los grandes centros comerciales; si estamos en uno de estos sitios por la primera vez, es fácil tener la sensación de que ya habíamos estado con anterioridad…Me encontraba de noche en uno de estos no-lugares en Milanofiori envuelto por una espesa capa de niebla con la consistencia de una horchata, que amplificaba las luces y se mezclaba con la oscuridad.

Hice fotos de los edificios pero también de aquella Naturaleza forzada a vivir en estos no-lugares para que nuestras conciencias no se sientan totalmente culpables de una tan brutal destrucción de identidad…En post-producción he querido montar cada imagen en un díptico para crear visualmente un intercambio emocional entre edificios y árboles que tiene como testigos la niebla, las luces nocturnas y vuestra mirada. Una manera para dar a estos no-lugares la posibilidad de recuperar un amago de identidad propia.