Tags

, , ,

Esta es una historia de un encuentro inesperado, de un amor matado, de tres reporteros y de un momento muy feo de la historia de España. Lo extraño que esta historia comienza en México donde, hace ya unos 15 años, se encontró una maleta con unos negativos fotográficos pertenecientes a Robert Capa, Gerda Taro y David Seymour (Chim) sobre la Guerra Civil Española. Como llegó hasta México aquella maleta es todavía un misterio aunque parece que tenga a que ver con la huida de Capa de Paris al acercarse los nazis durante la segunda guerra mundial, con el técnico de laboratorio del su estudio de París y con un conjunto de increíbles coincidencias que solo en tiempos revueltos es posible alinear para que sucedan las cosas…

En la maleta había 126 rollos de película mayoritariamente sobre diferentes escenarios de la Guerra Civil: Madrid, Teruel, Barcelona, Extremadura, País Vasco, Oviedo, Valencia, Segovia; entre los demás rollos que no se referían a la Guerra Civil, hay unas fotos que retraen a Capa y Taro sentados en un café en París en las cuales se delata el sentimiento que parece haberles unidos hasta que, la muerte con semblanzas de un tanque, no se hizo con Gerda Taro (con solo 27 años) mientras estaba “cubriendo” la batalla de Brunete

Mirando aquellas fotos en la exposición me emocioné por el coraje que llegaba a ser inconsciencia de estos tres reporteros sin “teléfonos satelitares” y sin recursos CNN, que se metían en situaciones de una “guerra” tan compleja y complicada para mostrar al mundo el horror y e la estupidez humana. La emoción también fue debida pensando en el amor de Robert y Gerda que fueron actores y victimas en este conflicto ajenos a ellos pero que les marcó la vida para siempre

Concluyo diciendo dos cosas: que la exposición en cuestión estará en el museo Bellas Artes de Bilbao hasta el 10 de Junio (http://www.museobilbao.com/exposiciones.php); que últimamente la vida me está haciendo llegar muchas “señales” desde México alrededor de la fotografía y por lo tanto siento la exigencia de irlos compartiendo en el blog, porque son alientos de vida que nos llegan desde este maravilloso, lejano pero cercano país