Tags

, ,

La segunda semana con un post relacionado con México. Nunca he considerado a Jessica Lange una super-actriz; la actriz del King Kong moderno nunca ha llegado a conquistar mi corazón; su filmografía más interesante en mi opinión se limita a “Tootsie”, “The postman always rings trice” y sobre todo “Frances”. Con esta premisa, me he acercado a la Casa de América (www.casadeamerica.com) donde hasta el 20 de Mayo hay una exposición fotográfica (todas en B/N) de Jessica Lange del título Secuencias de México. El resultado de mi visita es una revalorización personal de la fotógrafa  Jessica Lange porque revela una capacidad de ver lo que pasa desapercibido que solo las almas sensibles pueden alcanzarlo.

Las fotos de Jessica Lange hablan de la vida que se encuentra en todas partes; una vida hecha de historias, de secuencias, de silencios, de espacios, sin la necesidad de saber el como, el cuando y el donde. En la rueda de prensa que dio Jessica Lange en el estreno de la exposición dijo: “pasar de ser la observada a la que observa, ha sido un alivio”. De hecho a mi, sus fotos me decían que ha ido a México para encontrar la soledad positiva para encontrarse, porque sus imágenes retratan situaciones y cosas que están en la categoría del “no visto porque es la normalidad”. En algunas zonas de México el tiempo continúa a tener una dimensión permanente; parece que nadie se perturba por su correr y el se extiende casi a facilitar la tarea de quien quiere encontrarse. Eso es justo lo que las imágenes de Jessica Lange en Secuencia de México me han trasmitido.

Si alguien tiene la posibilidad de ir a Casa de America, que sepa que a parte de Secuencias de México, hay otra exposición de pintura muy colorista y llena de símbolos desconocidos pero atractivos del artista Sixeart que ha ido a investigar las poblaciones ancestrales del Peru y que usa para recordarnos la importancia de volver a conectar con la Naturaleza y con la cultura de los que nos han precedido…