Tags

, ,

En Noviembre ya se oyen con fuerza los sonidos del invierno hechos de vientos, lluvias y escalofríos; ya se huelen los olores del invierno, hechos de castañas a la brasa, chimenea y sobremesa.  Cuando esto pasa, empieza en mi un extraño proceso que me provoca una emoción dulce y a la vez dolorosa; una “lejanía azul” con sabor a nostalgia de verano, que me lleva a preguntarme: ¿“cómo serían ahora los lugares que he visto y vivido en verano”? Normalmente me contesto imaginando en hojas de papel arrugado la soledad y el abandono de estos lugares y pensar en la suerte de los lugareños que pueden en cualquier caso disfrutar del mar en invierno. Estas sensaciones y este proceso está presente en mi desde cuando era niño y me continúa a acompañar en edad adulta.

La serie que presento, es el tentativo de crear realmente estas imágenes imaginadas para que tomen vida y porque estoy seguro que es algo que comparto con mucha más gente… Las fotos las hice en Silvi Marina, una coqueta localidad marina en la costa Adriática de Abruzzi que me ha acogido en muchos veranos de mi niñez (por lo tanto ha sido muchas veces objeto de mi “lejanía azul”) y a la cual he vuelto este año de propósito.

Existe una canción italiana de Enrico Ruggeri  y que os propongo en una versión cantada por Loredana Berté que se titula  “Il mare d’invernoque sería una buena banda sonora para acompañar la visión de estas imágenes…porque no probarlo?  La serie completa está colgada en EFTI.org