Tags

, , ,

Hasta el 12 de Febrero, en el Museo Bellas Artes de Bilbao, se puede visitar una magnífica exposición de 79 obras de Fernando Botero que recorren los últimos 60 años de su producción y los temas fundamentales en los cuales ha ido categorizando su trabajo (biografía). Mientras me paseaba por las salas del museo, disfrutando de la realidad profundamente vital y del colorido exuberante de las obras de Botero, me encontré más de una vez sonriendo debido a su gran ironía en la visión del mundo y de la humanidad que se materializa en pequeños y (a veces) casi insignificantes detalles, que delatan su visión ácida y que alcanza una clara tomadura de pelo, cuando retrata personajes del clero; (todo esto no vale para las obras dedicadas a las torturas hechas en Abu Ghraib, en las cuales el tono es muy distinto…).

De repente mi cabeza asoció la “maldad” y la irreverencia con la cual Botero ha pintado algunas escenas, alguna expresión o algún particular, con la fuerte ironía que a menudo se transforma en pura irreverencia hacia un cierto tipo de “humanidad”, encerrada en las “duras”, aunque cómicas, imágenes de Martin Parr. Cuantos más cuadros de Botero veía, más esta idea se consolidaba en la convicción que existe un paralelismo de intención entre Botero y Parr: lo de provocar en los espectadores, una mezcla de sensaciones hechas de sarcasmo y cinismo hacia un modo de vivir en el cual se pone en evidencia “la miseria” humana que juega a “disfrazarse” de nobleza o de respetabilidad…

Cuando volví a casa, estuve investigando en la obra de los dos artistas y creo que mi idea puede decirse definitivamente comprobada…mirad los dípticos que he creado y que adjunto en la galería de imágenes de este post y decidme si tengo razón! Que disfrutéis y seáis capaces de sonreír (por lo menos!) de lo que vais a ver; si lo hacéis es porque vuestra auto-ironía es a un buen nivel y eso es sin lugar a duda, una grandísima calidad en la vida!

Con el post de la próxima semana os llevaré de vuelta al “universo Polaroid”, esta vez de la mano de una fotógrafa Soriano-Catalana que en estos tiempos llenos de incertidumbre, ha sabido seguir su corazón…