Tags

, ,

La tradición culinaria Navideña del Sur de Italia es una larga fiesta de sabores y de colores que alcanza su apogeo en los postres: croccante, calzoncelli, carteddate, mustaccioli. roccocó, panzerotti, struffoli. Los nombres que acabo de dar, pueden variar drásticamente, dependiendo del lugar geográfico en el cual uno se encuentra pero, al fin y al cabo, identifican el mismo manjar. Lo cierto es que alrededor de estos nombres podrían perfectamente surgir fútiles disputas entre pueblos para afirmar y hacer prevaler el origen del manjar, con la falsa convicción que esto aseguraría el “sello DOC” para el “original” y consecuentemente un “plus” de legitimidad.

Uno de estos postres que podrían ser objeto de una de estas dispustas son “gli struffoli” (así llamados en la zona de Napoli y provincias colindantes): son “perlas” de pasta brisé (o parecida, no soy un experto del tema) “mojadas” en miel, cuya forma recuerda mucho los garbanzos (“ceci” en italiano); por esta razón en alguna otra parte del Sur de Italia (sobre todo en el Materano y en algún otro lugar de la Puglia)  los llaman también “cecetti”. Mi madre es de esta zona y por lo tanto en nuestra casa se usan los dos nombres indiferentemente y sin ninguna necesidad de decantarse por el uno o por el otro; lo importante es tenerlos y degustarlos! La secuencia de imágenes que presento la he obtenida asistiendo a la ejecución de la receta guardada en el DNA de mi madre y que la ejecuta con extrema soltura y en tiempos cortísimos; de hecho desde cuando decidió prepararlos hasta cuando estuvieron listos para regalarlos a mi tía, pasó poco más de hora y media, durante la cual (y es evidente en las fotos también) mi madre tuvo hasta el tiempo de prepararse y vestirse para ir de visita donde su hermana! Estas imágenes podrían quizás alcanzar hasta un significado antropológico dentro de un tiempo, si habilidades como esta fueron desapareciendo a la vez que personas como mi madre no tuvieran una continuidad en nuevas personas dispuestas a perpetuar el oficio…

La semana que viene vuelvo a dedicar el post a alguien que lucha para encontrar un sitio al sol con el arte; presentaré una artista multifacética que me cautivó con sus maquetas y del uso que hace de estas como “objetos fotográficos”…