Tags

,

El circo es un acontecimiento especial para los niños de todo el mundo. Encierra la magia del espectáculo, el atractivo hacia lo diferente, la alegría de la fiesta, la maravilla de lo nunca visto. Vivo en Barrika, un minúsculo pueblecito a lado del Atlántico y para las fiestas del pueblo (24 de Junio), suele llegar siempre el mismo circo gestionado por la familia “Fischer” (padre, madre y dos hijos). Es un circo de otros tiempos cuya llegada me recuerda la llegada de los acróbatas-actores que antaño andaban por los pueblos y llevaban en aquellas realidades, una brisa de diversión y de “mundo” exterior… Suelen quedarse un par de días durante los cuales colocan en el prado delante de la iglesia su zoo: 4 cabras enanas, unas cuantas ocas y gallinas y hasta un lama enano que acaban siendo alimentados por los niños del pueblo. El día del espectáculo, la familia Fischer abre su mundo a quien se acerque a verlo, ofreciéndonos sillas de plásticos, que cada uno se sistema dónde quiere alrededor de la pista central; es el señor Fischer en persona que recibe cada uno de las personas que van a ser su público; mientras tanto unos de sus hijos hace de cajero y el otro vende popcorn y banderitas. La primera dama (la señora Fischer) hace su aparición solo cuando el espectáculo ha comenzado, cubriendo diferentes roles: domadora de ocas y gallinas o “espalda” del marido cuando se transforma en cow-boy en el número de mayor habilidad de todo el espectáculo. Los hijos son acróbata y malabaristas a los cuales se aplauden más por los desaciertos que por otra cosa… el todo es a la vez muy entrañable, da algo de pena, y genera muchas admiración por la dignidad y la honestidad con la cual esta familia nómada se busca la vida!

Por todo esto, he pensado dar a las imágenes un aspecto antiguo, de fotografías hechas con las primeras películas a color, que con el tiempo van perdiendo intensidad y van sacando la dominante…fotografías guardadas con escasa atención en un cajón por uno de estos niños que entonces se quedaban con boca entreabierta delante de las maravillas del circo y que ahora de mayor recuerda con nostalgia aquellos tiempos donde con tan poco se soñaba y se tocaba el cielo con un dedo…   

              La semana que viene el post será dedicado a la feria DeARTE en Medinaceli en la cual estoy participando con mi propuesta Biografía de árboles solitarios…