He vuelto a un taller de fin de semana organizado por la escuela CFC Bilbao; segunda experiencia con CFC, segundo universo creativo descubierto y explorado! Esta vez gracias a Nacho Gabrielli y su taller sobre la autoedición. Siempre he pensado que el arte visual necesita ser mostrada porque, si se queda en un cajón o en el PC, entonces no es arte, simplemente porque nadie la puede mirar. Nacho y CFC han mostrado a los 15 asistentes como aprovechar la tecnología, la artesanía y la web para dar salida a nuestros trabajos fotográficos de manera independiente y sin la necesidad de esperar a que una galería nos apadrine o un editor nos publique. Como decía Nacho, el camino hacia la libertad, implica realizar proyectos que tengan como resultado algo físico, que se pueda tocar, oler y no solo mirar. La primera parte del taller ha sido dedicada a explorar las herramientas a nuestra disposición para conseguir nuestro objetivo; en esta parte he aprendido por ejemplo los diferentes tipos de papeles, las herramientas a disposición para la maquetación o para la construcción de diaporamas; sitios web donde auto-editar libros y periódicos; sitios donde encuadernarlos, imprimirlos en alta calidad, presentarlos y venderlos. Un mundo fascinante que “democratiza” el acceso a los recursos y permite que nuestra creatividad no se pare por el hecho que no se encuentra a nadie al cual le gusta lo que hacemos, evitándonos además en caer en peligrosos baches en los cuales solemos pensar:…”total al final nadie va a querer exponer o publicar el trabajo que hago, ¿entonces porque hacerlo?”.

En la segunda parte del taller, cada uno de los participantes ha podido exponer su potencial proyecto para hacer un libro y, después de los oportunos “ajustes” y consejos de Nacho, cada uno ha empezado a recortar, encolar, pegar, emparejar, de-construir, reconstruir, encuadernar, pintar, escribir las páginas de nuestro libro, de manera totalmente manual….en mi caso el resultado de todo eso ha sido lo que se ve a continuación.

En la última parte del taller, cada uno se ha auto-construido un diaporama, juntando imágenes y sonido y jugando con velocidad, duración, combinación, transición, etc… el resultado de esta segunda parte en mi caso es el video que váis a poder ver, una vez que YouTube lo haya publicado.

Muchas gracias a Nacho, a los compañeros con los cuales siempre se intercambian ideas y experiencias enriquecedoras y una vez más a la escuela CFC Bilbao y a su anfitrión Ricky Dávila.

La semana que viene el post será dedicado a una amiga y artista autodidacta que ha conseguido por fin exponer en Bilbao…