Tags

, ,

Al día de hoy, la mitad de la población mundial vive en espacios urbanos. Naciones Unidas estima que en el 2050 los dos tercios de la población mundial (6 billones de personas) vivirá en ciudades. La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Cómo afectarán estos cambios a los individuos y a las comunidades en las cuales viven? Hace tiempo que los arquitectos están haciéndose estas y más preguntas y a la vez están proporcionando respuestas que están conformando un nuevo concepto de ciudad menos segregativa y más incluyente…por esta razón a mi me ha gustado llamar esta nueva ciudad: “ciudad liquida”, casi a querer subrayar la obligación de mezclarse, polinizarse, entrar en contacto. La ciudad del futuro será incompleta, sin límites, invitará a la exploración. Para entender mejor el importante cambio de rumbo, hay que tener clara la diferencia entre frontera y borde. La frontera es un límite donde las cosas terminan; el borde es un límite donde hay interacción entre elementos diferentes. La frontera segrega, el borde activa el mestizaje de las diferencias. Las ciudades actuales están dominadas por las fronteras: barrios ricos-barrios pobres; el barrio de los negocio – el barrio dormitorio; complejos residenciales-casas populares, etc.; las ciudades del futuro crearán oportunidades para fomentar alguna forma de intercambio cotidiano entre diferentes comunidades, para así aumentar el bienestar y el número de posibilidades para todos, generando la que me gusta llamar ENERGÍA SOCIAL. La galería de imágenes presenta algunos ejemplos de como diferentes autores (entre los cuales yo mismo para las fotografías) han interpretado el concepto de ciudad líquida. Para quien quiera explorar este mundo, reporto tres referencias significativas: il movimento itsliquid con su página específica sobre concursos y un portal sobre artes comprometido también con esta temática.

La semana que viene presentaré una forma para citarse consigo mismo que es a la vez un medio para delinear su propia identidad…