Tags

, , ,

Sala Rekalde


Paperblog

En la sala Rekalde de Bilbao, hasta el 26 de Enero, se puede disfrutar de una retrospectiva muy amplia de la obra del influyente fotógrafo y profesor Emmet Gowin. Las casi doscientos imágenes abarcan los dos grandes temas que caracterizan la visión de este maestro: la intimidad familiar cotidiana a través de una mirada de amor y los paisajes de amplios espacios llenos de belleza o heridos por el hombre, en los cuales parece en cualquier caso existir un rayo de belleza y por lo tanto de esperanza.

Dittico Paesaggi

Yo creo que existe una conexión emocional entre los dos temas porque, en ambos casos, la mirada de Gowin se aproxima a lo que ve, de la misa manera; una manera que es contemplación del interior de uno mismo a través del mundo que lo rodea. Sus imágenes están para mi, llenas de soledad positiva, en la cual no existe una sensación de aislamiento si no de retiro reflexivo que tiene como fondo la intimidad familiar o la belleza de lo natural. De esta forma, Gowin penetra tan en profundidad en el interior de lo visible, que es capaz de captar lo invisible que a nuestros ojos se materializa delante de sus imágenes, en sensaciones de momentos de vida vividos en primera persona, en el paso del tiempo, en nostalgia con raíces en el presente, en amor, mucho, muchísimo amor hacia la vida. Todo lo que acabo de decir, él lo expresó en palabras en el 2009: “hay cosas en vuestra vida que sólo vosotros veréis, historias que sólo vosotros oiréis. Si no las contáis o las escribís, si no hacéis la foto, esas cosas no serán vistas ni oídas”. El ha contado y ha visualizado estas historias que fluctúan entre cercanía íntima y espacios inmensos y las ha ascendido a historias universales, a fragmentos de espejos donde cada uno de nosotros encuentra un cobijo emocional.

Dittico Edith

En la exposición estaban unas seis imágenes que me han generado una especial emoción, me refiero a las imágenes que Emmet Gowin ha dedicado a “I Sassi” di Matera; Matera es la ciudad de mi madre y de mi abuela, donde, de niño,  transcurría un mes en verano, por lo tanto conozco muy bien el contexto arquitectónico-socio-cultural y además tengo en mi un montón de recuerdos emotivos y personales asociados a aquellos lugares. Pues bien, Emmet Gowin es como si hubiera sido capaz de entrar en todo esto y transmitirlo a través de sus imágenes; yo me reflejo en ellas y ellas reflejan el espíritu de esta maravillosa ciudad, patrimonio de la humanidad.

Matera

La semana que viene os diré “Buon Natale”, reflexionando sobre las razones más profundas que nos empujan a crear…