CuadernoVisionadores2ª Parte

En la primera parte de esta serie, hemos hablado de la importancia vital de decidir el conjunto de trabajos que se quieren presentar en el visionado. En esta segunda parte, continuamos hablando de la fase de Preparación y precisamente de la selección de los visionadores y de la preparación del discurso para cuando estaremos presentando nuestro trabajo a los visonadores.

PREPARACIÓN (continuación…)

  1. Selección analítica de los visionadores a los cuales presentar nuestro trabajo; normalmente hay más visionadores que ventanas a disposición de cada artista para una entrevista, por lo tanto normalmente la organización nos pide elegir, proporcionando en orden de preferencia nuestras preferencias. Para hacerlo hay que estudiar en profundidad quien es cada visionador, que enfoque tiene hacia la fotografía, en que desarrolla su actividad profesional, para entender si encaja con nuestra propuesta y con las respuestas que queremos sacar del visionado. Por cada visionador, precisa prepararse una ficha (de una hoja) para tener siempre a mano la información clave y en esta ficha está bien también apuntarse las preguntas que se quieren hacer a cada uno. En mi caso elegí editores, galeristas, curadores de festivals, cuidando a quien presentar “El silencio” y a quien presentar “Urban” y a quien preguntar sobre Emotionage.
  2. Preparación del discurso por cada visionador (bueno, al final entendí que no hacía falta un discorso ad hoc por cada visionador si no uno por cada una de las tres líneas de trabajos que iba a presentar). Es bueno estructurar el tiempo a disposición con cada visionador (20 minutos en el caso de Descubrimientos) en:
  • Un arranque en el cual uno se presenta y dependiendo de lo que pregunta el visionador, habla de algún aspecto importante de su vida personal para que ellos “nos encajen” en su esquema mental. Si uno piensa grabar la entrevista, es esto el momento para pedírselo. Considerad que en los 20 minutos o se escucha lo que te dicen o se toma notas; es complicado hacer las dos cosas a la vez, teniendo en cuenta además que se tiene también que pensar en el paso siguiente, contestar a sus preguntas y controlar el tiempo que vuela
  • El cuerpo central en el cual se presenta el (los) trabajo(s), explicando brevemente el concepto y lo que se considera importante que se sepa sobre esto, para que mejor valoren nuestro trabajo; un visionador concienzudo es aquel que haya ojeado tu trabajo de antemano y que por lo tanto haya tenido un mínimo de análisis previa. En cualquier caso es este el momento en el cual el visionador hace preguntas y uno tiene la posibilidad de introducir otros trabajos para sustentar o completar el trabajo que se está presentando o para enmarcarlo en un ámbito más general. Por ejemplo en mi caso, Ikebana enmarcado en la fotografía del Silencio… Para proporcionar una imagen de artista que piensa y actúa de manera profesional, es fundamental proporcionar en esta fase también información sobre la manera de divulgar el trabajo: libro, revista, exposición u otras cosas… En el caso se piensa en libro o revista, estaría bien tener por lo menos un prototipo de lo que será y en caso de exposición, presentar alguna idea (posiblemente gráfica) de cómo podría ser. En mi caso me vino estupendamente el programa SketchUp y las instantáneas que de allí se pueden sacar, así como me enseñó Paco Gomez en el taller (Diseño de una exposición) que hice en CFC Bilbao.

Expo Virtual

  • El cierre. Hay que pensar siempre de reservar unos 5 minutos finales para un cierre controlado y optimizado de la entrevista. Es el momento más importante para poner las bases de un seguimiento más allá del visionado. En esta fase hay que dejar al visionador una tarjeta personal posiblemente junto con un panfleto con imágenes en un formato llevable para que el visionador, una vez a casa, tenga la posibilidad de recordarse quien eres a través de tus imágenes. Durante el cierre es importante preguntar al visionador si quiere que se le mantenga informado sobra la evolución de nuestro trabajo y en caso afirmativo, pedirle una tarjeta; en caso negativo, preguntar si conoce a alguien que podría estar interesado a nuestro trabajo y obtener el contacto. Si se piensa usar alguna citación extraída de la entrevista, estaría bien preguntar al visionador si no tiene problema con el asunto.

Libro e Tarjeta Photosatriani2

La semana que viene se publicará la tercera parte del post sobre el visionado de portfolio…