Tags

, ,

Un año más he podido cumplir con la esperada cita de PhotoEspaña (este año es para mí la edición decimoquinta de las dieciocho que han tenido lugar), dedicada de forma monográfica a la fotografía latinoamericana (del 3 de Junio hasta el 30 de Agosto). Creo que hay 69 lugares distribuidos en la geografía Madrileña para disfrutar de alguna exposición, así que se necesitan muchos días para poder visitarlas todas. En mi primer recorrido por PHE15, he circunscrito mi andar al “corazón” de la Villa: entre Plaza de España y Plaza de Cibeles y estas son mis principales anotaciones.

Korda, retrato femenino. Antes de todo destacaría el Museo Cerralbo, una pequeña joya que merece una visita de por sí. Los retratos al femenino del autor del mítico retrato “al Che”, delatan la auténtica pasión de Korda por el universo femenino e nos enseñan la importancia y la esencialidad del uso de la luz natural en este tipo de fotografía.

Develar y detonar. Fotografía en México, ca. 2015 en CentroCentro Cibeles, nos revela un poliédrico puzzle de fotógrafos Mexicanos donde las diferentes propuestas, pueden chocar entre sí, pueden contradecirse o pueden columpiarnos entre opuestos…pero al final, cuando se sale de la sala, se tiene la sensación de haber abarcado un completo abanico que tiene un hilo conductor invisible. En una planta diferente del mismo centro, hay otra exposición Latin Fire. Otras fotografías de un continente. 1958-2010 más enfocada a la fotografía social: revoluciones, movimientos populares, luchas sociales, decadencia, vida nocturna; todos unidos por el hecho que si la fotografía no hubiera rescatado aquellos instantes, se habrían transformado en silencio. Latinoamérica es cambio permanente y por lo tanto ser latino, necesita una actitud que necesariamente tiene que andar de acuerdo con este precario equilibrio.

Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos, en la Casa de América, un interesante montaje que puede ser interpretado como un inventario o un atlas de imágenes de autores, estilos, naciones diferentes, que se encuentran gracias a un hilo conductor constituido por los versos de unas canciones de diferentes estados latinoamericanos; a través del estado de ánimo generado por estos versos, las imágenes parecen dialogar entre sí.

En el Círculo de Bellas Artes, hay 3 salas con exposiciones de PHE15. Ana Casas Broda. Kinderwunsch (traducido del alemán: Desiderio de tener hijos); se trata de un trabajo muy personal e intimista sobre muchos aspectos relacionados con la maternidad. Una exposición donde las fotografías dialogan con escritos, pensamientos y vicisitudes vividas por la autora. Ecuador: la irrupción en la Amazonía, fotografías de comienzo del 1900, pertenecientes al Vicariato Apostólico Salesiano en la Amazonía Ecuatoriana sobre la penetración occidental de la selva Amazónica. Lola Álvarez Bravo una retrospectiva dedicada a esta prolífica fotógrafa mexicana.

Cabañas para pensarFuera del circuito PHE15 pero organizada por el Círculo Bellas Artes en la Sala Juana Mordó (una salita a lado del cine), está una de estas exposiciones que te encuentras por casualidad y que al final te atrapan más de cualquier otra. Se trata de Cabañas para pensar, basada en un trabajo de búsqueda e investigación de Eduardo Outeiro; en ella se presentan fotografías, herbarios de los lugares, planos, maquetas, de las cabañas que algunos autores muy conocidos usaban para encontrar el silencio y la inspiración y poder llevar a cabo sus obras. Estamos hablando entre otros de: Martin Heidegger (filosofo), Gustav Mahler (compositor), George Bernard Shaw, Virginia Woolf y Lawrence de Arabia. Me ha encantado la exposición porque trata sobre la esencialidad del silencio positivo, del recogimiento, del ensimismamiento en el proceso creativo. Una vez que la inspiración ha hecho su trabajo, la parte más difícil, es materializar la idea evitando desvíos o compromisos que surgen cuando el genio del pensamiento encuentra la terrenidad del suelo  En esta delicadísima fase, el silencio es como una burbuja de aire en el vacío de la cotidianeidad; todo el material propuesto en la exposición, ayuda a entender este orden mental y esta dimensión espiritual.

En la sala de la Comunidad de Madrid (Alcalá 31), está seguramente la exposición más esperada y concurrida de todo PHE 15: Chema Madoz 2008-2014. Las reglas del juego. Quien entra allí, entra en el “mundoMadoz”, una dimensión paralela a nuestro mundo: onírica, poética, irónica, conceptual, siempre hecha con gran sensibilidad e inteligencia.

En el Museo ICO, me encontré con la segunda, grande sorpresa muy agradable de este recorrido por PHE15: Construyendo mundos. Fotografía y arquitectura en la era moderna, una exposición colectiva de grandísimo alcance y con 250 imágenes de altísima calidad y valor que llevan a reflexionar sobre el mundo en el cual vivimos, a través de la arquitectura. Es un recorrido cronológico sobre la relación simbiótica entre arquitectura y fotografía, que atrapa, conquista, maravilla, hace pensar, porque muestra como la arquitectura condiciona nuestra manera de vivir o como a veces llega hasta a acosarla, extinguiendo costumbres y creando nuevas. Si tuviera que elegir una exposición, ¡quizás elegiría esta como imperdible! Es que no es para nada fácil encontrar las fotografías de 18 relevantes fotógrafos de arquitectura en una única exposición.

Es posible que en Julio tenga una segunda oportunidad para dar otra vuelta para las demás exposiciones de PHE15; seguramente no quiero perderme la que está en la Fundación Telefónica. Las demás que me faltan por ver se agrupan en cuatro zonas de la ciudad: Conde Duque, Atocha, Colón, Embajadores…va a ser muy complicado tener que seleccionar…pero lo tendré que hacer, por pura sobrevivencia! Si algún lector quisiera recomendar alguna, se lo agradecería un montón, para tener un criterio de selección y facilitarme la preparación del plan.

La próxima semana, el post estará dedicado a los ganadores del mes de Junio de Photosatriani of the Month…suerte a todos!