Tags

,

This slideshow requires JavaScript.

Esta serie (work in progress) habla sobre el abuso y el maltrato a los animales desde una perspectiva surrealista. Las imágenes que propongo, retratan animales abandonados en los mercadillos de segunda manos.

No es fácil encontrar a estos animales, porque están rodeados por unas montañas de objetos usados. Cuando se da con ellos, el contexto en lo que se encuentran, amplifica la sensación de desamparo, sufrimiento y necesidad de cariño que trasmiten. Estos animales por suerte no son vivos; son objetos, pinturas, esculturas, que alguien usó para dar un toque kitsch a un espacio; algunos tuvieron vida, pero ahora están embalsamados.

Encontrar estos animales entre montones de cojines, alfombras, telas, muebles, espejos y otros trastos; cruzar sus miradas que parecen pedir a gritos ayuda; verlos así desamparados y abandonados, provoca en mí una sensación similar a la que pruebo cada vez que cruzo la mirada de algún animal en los zoo o en algún circo. Estas miradas son devastadoras y desatan en mí la rabia de la impotencia, que se transforma en profundo sufrimiento. Es posible que esta sea la razón por la cual, los vendedores de los mercadillos de segunda mano, incluyen siempre algún animal entre sus trastos: para ofrecer al visitante la posibilidad de espiar su sentido de culpabilidad y rescatarles, para ofrecerles una nueva posibilidad de vida.