Tags

, , ,

Portada

 

En mi lento pero imparable aprendizaje sobre la historia de la fotografía Española, he añadido una nueva, importantísima y entrañable “pieza”; a parcial enmienda de mi grave desconocimiento, he descubierto que, por alguna extraña razón, Paco Gómez no ha sido tratado tan bien como otros sus contemporáneos por parte de la crítica y consecuentemente su obra no ha tenido toda la difusión que se merece.

Cuando leí de la exposición-retrospectiva que la Fundación Canal Isabel II en Madrid dedicaba a Paco Gómez, sinceramente lo que me convenció a poner esta exposición en la lista de las que tenía que ver, fue sobre todo el título y el lugar. El titulo me llevó a imaginar una fotografía pensada, hecha con el cuidado que se da a las cosas, solo cuando se tiene el tiempo para hacerlo; el lugar, ya conocido por mí, es un espacio expositivo muy singular, de forma circular, ubicado en un antiguo depósito de agua en el cual han magistralmente creado 3 pisos y una escalera en metal en el medio, desde la cual se pueden ver en un solo vistazo y a 360 grados todas las imágenes expuestas.

Imágenes: exterior, de catalogo artium; interior, de cronicanorte

A partir de allí, empecé a documentarme sobre Francisco Gómez y descubrí su “peso” en la fotografía Española, su contribución en los principales movimientos y grupos fotográficos que surgieron en España en los años 50 y 60: Afal, La Palangana, La Escuela de Madrid. Descubrí su delicada y rigurosa fotografía arquitectónica que me recordó muchísimo a la fotografía de Gabriele Basilico y al Neorealismo Italiano.

Después de su muerte (1998), el archivo fotográfico de Paco Gómez, fue donado a la Fundació Foto Colectania y allí he podido tener una primera aproximación a muchas de las imágenes que luego he encontrado en la exposición.

Paco Gómez es seguramente un fotógrafo de arquitecturas, sus 15 años de colaboración con la revista “Arquitectura” son la clara evidencia de este hecho, pero en su fotografía, la mirada no se focaliza solamente en las estructuras creadas, sino también en cómo estas cohabitan en el espacio donde han sido puestas y en el tiempo en el cual parecen flotar. El elemento humano además, tiene un sitio privilegiado en muchas de estas fotos arquitectónicas, llegando a ocupar el principal lugar en las series dedicadas a las periferias, al cambio desde el campo a la ciudad, al boom edilicio en Madrid. Toda la fotografía de Paco Gómez me ha transmitido una sensación de frescura pero algunas imágenes en especial modo, revelan en mi opinión, la persona que ha sido.

Periferia

Yo creo que en la fotografía, el retrato es seguramente el género que más hace explicita la sensibilidad del fotógrafo; los retratos de Paco Gómez, sobre todo los retratos a mujeres, son lo que más me ha impactado de su fotografía y lo que me llevo en mi bagaje de fotógrafo amateur. Desprenden muy buen gusto, grandísima capacidad empática y dominio del recurso escenográfico…un retrato entre todos que encierra todo lo dicho es, lo que se llama “Marichu”

Retrato Paco Gomez

Me gusta cerrar este post con la siguiente frase de Paco Gómez con la cual me identifico mucho: “considero una gran calidad mía, que fotografías que antes me gustaban mucho, ahora me dan vergüenza; esta es la única manera para tener siempre nuevas aspiraciones”.