Cerdeña, más allá de la Costa Esmeralda

En estos tiempos de coronavirus, viajar es una palabra prohibida, un pecado mortal, un reato penal. Esto nos enseña que algo tan embebido en nuestro DNA es realmente un dono precioso que deberíamos aprender a apreciar y a disfrutar en cada segundo que pasamos fuera de nuestras casas. En este sentido deberíamos además reflexionar sobre las modalidades con las cuales viajamos; tiene que primar el respeto hacia el lugar y sus habitantes; tenemos que acabar con la tentación de teatralizar todo, adoptando una actitud de aprendices y no de “conquistadores”; tenemos que limitar los selfies y el compartir inmediato de nuestras vivencias, para sustituirlos con el humilde acercamiento a la gente, a sus costumbres y a su cultura; más capacidad de escucha y menos afirmaciones tajantes hacia lo que vemos y vivimos. Ser más viajeros y menos turistas.

En estos tiempos de “Smart working”, también hay que hacer “Smart travels”. Os invito a hacerlo con la entrada que escribí para el blog de viajes “DosViajando” sobre Cerdeña.

A pesar de ser una isla, la población de la Cerdeña históricamente huía de la mar. La mar era la puerta abierta a las invasiones, incursiones, muerte, atrocidades, robos. La gente de Cerdeña, aprovechando de la orografía montañosa de la isla, prefería asentarse en el interior, donde era más fácil defenderse, avistar el enemigo sin que él se rendiera cuenta de ser visto y por lo tanto sorprenderle en emboscadas. Por lo tanto, la cultura ancestral sarda es una cultura de pastoreo, de silencios, de soledad, de pocas palabras. Su riquísima cocina prima la carne al pescado, el horno a la plancha, el queso al marisco, las calorías a la ligereza. Sus magníficos postres saben a miel, a queso, a almendras, a tocino. El mar está al alcance de todos en pocos kilómetros: se va, se disfruta de él y al final del día se vuelve a casa.

Para más detalles e imágenes de esta Cerdeña, os invito a visitar este link.

En mi nueva web tenéis la serie completa de imágenes sobre esta Cerdeña

3 thoughts on “Cerdeña, más allá de la Costa Esmeralda

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: