Il Venerdí di Photosatriani N. 223

Tags

, , , , ,

Costa Vicentina – Atlántico Portugués – Absolute Sea

Advertisements

Olas Negras con Aleteo de Mariposas

Tags

, , , , , , , ,

Black Waves: lost, inmersed and reborn

Una de las exposiciones que he visitado en PHE19, ha sido la que para mí es la mejor propuesta expositiva del certamen, montada en el Espacio Fundación Telefónica sobre Wiliam Klein. Cuando estuvo allí, vi el anuncio que, en el mismo Espacio, había una instalación de teamLAB. Desconocía totalmente a teamLAB pero, como la exposición parecía tener a que ver con el mar y como acabo de finalizar la serie Absolute Sea, decidí aprovechar y subir a la cuarta planta del edificio. Entrar en aquella sala, ha sido como entrar en otro mundo: oscuridad total, silencio, roto únicamente por un sonido relajante; una enorme pared frente a mi repleta de mariposas que volaban en un enjambre coloreado; a los dos lados, olas negras con espuma blanca que se movían con un ritmo incesante y dramático. Había entrado en el mundo creado por el colectivo artístico, ahora compuesto por unos cuatrocientos profesionales entre artistas, programadores, matemáticos, ingenieros, animadores digitales y arquitectos, llamado teamLAB. Este colectivo usa la tecnología para crear piezas artísticas inmersivas, que modifican y expanden nuestras experiencias sensoriales, invitándonos además a ser parte activa de la “perfromance”.  La interacción de los espectadores con la pared de las mariposas (Flutter Batterflies, born from hands) generaba la aparición y desaparición de mariposas y consecuentemente se generaban cambios en la forma del enjambre y de su dirección de vuelo. Una sensación bellísima porque uno se siente vinculado con otros seres vivientes y con la Naturaleza en general. La intervención de más de una persona a la vez genera una combinación de posibilidades que dejan totalmente embrujado al espectador.

Flutter Batterflies, born from hands

A lo largo de todas las paredes de la enorme sala, continuaba el incesante moverse de una enorme masa de agua negra y de espuma blanca (Black Waves: lost, inmersed and reborn) que, gracias también a algunos espejos presentes en puntos estratégicos, hacía sentir al espectador inmergido en un océano infinito de agua, de espuma, de ritmo y de belleza, sintiéndose como parte de él, una partícula más que se mueve e interactúa con lo que se está viviendo. La cosa sorprendente, por lo menos para mí que soy informático de formación, es ver cómo está perfectamente resuelto el complicadísimo tema de hacer interactuar armónicamente y coherentemente las masas de aguas que se chocan; habrá miles y miles de combinaciones diferentes en estos choque pero en ninguno de los casos que he presenciado allí, ha habido un resultado no-armónico de estos choques. ¡Una pasada! Para quien tiene la curiosidad de conocer un poco más la filosofía de team LAB, vea este vídeo.

MARINAS de Gerhard Richter

Tags

, , , , , , , , ,

Hace dos semanas anuncié en este blog “Absolute Sea”, mi modo silencioso de disfrutar del verano, del sol y del mar; los dos últimos viernes, ya publiqué las primeras dos fotos de la serie. Como a menudo ocurre cuando alguien pone su atención en algo, de repente aparecen miles de cosas similares a tu alrededor. Así ha ocurrido con ¡Absolute Sea! Cuando había pensado de publicar las imágenes de esta serie en mi blog, llega a mi casa el boletín mensual del museo Guggenheim de Bilbao, anunciando la exposición “Marinas” de Gerard Richter. Cuando vi sus pinturas en el boletín del museo, me di cuenta de que, de alguna manera y con total inconsciencia, compartía con él algún disparador emocional, alguna visión, quizás alguna idea. Decidí por lo tanto visitar la exposición de Richter para intentar captar algo más sobre esta sorprendente coincidencia y este artículo es el resumen de lo que vi y de lo que me he llevado después de haber visto sus “marinas” y de haberlas relacionadas con las premisas que me han llevado a realizar las imágenes de Absolute Sea. Antes de todo diré para quien tenga la oportunidad de ir, que la exposición en el Guggenheim de Bilbao finalizará el 9 de septiembre. Richter pintó 22 marinas en total, la primera en el 1968 y la última en el 1998. A pesar de llamarse “marinas”, en la mayoría de los cuadros expuestos en el Guggenheim, ¡el cielo ocupa más de la mitad de cuadro! En sus marinas, los horizontes parecen infinitos, a veces el mar y el cielo se fusionan, tanto que se podría hasta dar la vuelta al cuadro y la imagen seguiría teniendo sentido. Un sentido de nostalgia se apoderó de mí, mientras daba vueltas en la sala que les acoge; me preguntaba: ¿nostalgia de qué? No sabría darme todavía hoy una respuesta totalmente satisfactoria. Quizás nostalgia de una Naturaleza sublimada que es al alcance solo de quien mira más allá de la apariencia; nostalgia del ser humano respetuoso de la Naturaleza, porque es consciente de su insignificancia; nostalgia de las referencias espaciales que en las pinturas de Richter se pierden y que nos dejan desamparados. En sus cuadros hay quizás solo tres colores: los azules, los grises y los negros, pero con infinitas variedades de tonos; tanto los colores, como la luz no sirven a guiar nuestras miradas, porque esta plana sobre el cuadro de una manera uniforme y solo cuando nuestra atención se fija en un particular, entonces el color y la luz parecen que se juntan para ayudarte a tener una lectura. Se respira una calma absoluta en sus marinas y en la sala que las contiene. Richter empleabas a menudo la fotografía para retratar sus marinas y se puede intuir que su intención ha sido la de crear una sensación de ambigüedad en el espectador que las miras, que continuamente se pregunta si son fotos o pintura, aunque sabe perfectamente que son pinturas.

El próximo viernes, la tercera cita con mis imágenes de la serie “Absolute Sea”, ¡Prepárate!

PhotoEspaña 2019: ver, sintiendo

Tags

, , ,

                                              Ver, sintiendo

Un año más, he podido disponer de algo de tiempo para ir a Madrid y visitar PhotoEspaña. Es todo un reto poderlo hacer disfrutando de la oportunidad, debido a la gran cantidad de exposiciones dispersas alrededor de un área para nada pequeña de la ciudad. ¡Así que no hay más remedio que planificarse! Comparto mi manera de hacerlo, dejando para artículos futuros, el análisis de las exposiciones que más me han interesado. El punto de partida es sin lugar a duda la web de PHE19 en la cual se encuentran descritas todas las exposiciones del evento, estructuradas en las cuatro secciones: ¿Déjá Vu?, la Sección Oficial, Festival Off y Sedes Invitadas. Hay que armarse de tiempo y paciencia e ir visitando las diferentes páginas (no vamos a ser facilitados por el sistema de navegación del sitio que está todavía diseñado con lógica de web-paleolítico), anotando en una hoja: sede, horario, fechas, parada de metro, de aquellas exposiciones que suscitan algún interés. En mi caso, este año, he buscado aquellas exposiciones relacionadas a los tres temas fotográficos en los que estoy metido: Naturaleza, Arquitectura y Bodegones. A estas temáticas, he además añadido las exposiciones de autores que no podía perderme. Una vez finalizada esta tarea exploratoria de las diferentes propuestas expositivas, tenía la lista de las exposiciones que me interesaban; un nuevo repaso a la lista, apoyado por visitas puntuales al sitio web PHE, me permitió clasificar las exposiciones seleccionadas, de acuerdo a dos prioridades. El siguiente paso fundamental, es bajarse e imprimirse el utilísimo plano de las exposiciones en el cual he ido redondeando con un círculo todas aquellas exposiciones que había seleccionado como prioridad 1 y prioridad 2. Una vez hecho este trabajo, a un simple vistazo del plano, se puede apreciar la distribución de las exposiciones seleccionadas en el mapa de la ciudad y así es fácil agruparlas por cercanía física. En mi caso están claramente definidos:

1. Un aglomerado principal (en naranja en el mapa que adjunto), perfecto para encajar en el día casi entero que tengo a disposición de las 9h hasta las 16h

2. Tres “archipiélagos” (en azul en el mapa que adjunto), para encajar y distribuir entre las tres tardes a mi disposición, a partir de las 19h: un lunes, un martes y un miércoles (es importante saber los días de la semana y el horario, porque la mayoría de las exposiciones están abiertas del M al D y solo pocas están abiertas los lunes)

3. Un conjunto de cuatro “islas” independientes (en rojo en el mapa que adjunto) que tendré que encajar en el otro medio día a mi disposición

Escribo esta entrada después de haber podido aprovechar de las primeras dos ventanas de tiempo; actualizaré este post, una vez que haya podido también disfrutar del último medio día a disposición. Más abajo, comparto una serie de consideraciones personales sobre las diferentes exposiciones che he podido visitar y las “galardonadas” por Photosatriani.

 

Espero que mi experiencia y mis sugerencias puedan servir para organizar vuestra visita a PHE19 y para optimizar los tiempos. Por encima de todo, no olvidéis de disfrutar de este baño visual que a mí siempre me entusiasma, me inspira y me rende extremadamente feliz. Cualquier comentario, discrepancia o añadido respeto a mis sugerencias será siempre bienvenido.