Il Venerdí di Photosatriani N. 159

Tags

, , , ,

Arbóreo N. 97 – Elogio de la sombra-3

Advertisements

Il Venerdí di Photosatriani N. 158

Tags

, , ,

Arbóreo N. 96 – Elogio de la sombra-1

Después de la primavera con sus brillantes luces, propongo una mini-serie de sombras arbóreas

La importancia de las imperfecciones en el proceso creativo

Tags

,

imagen: Photosatriani

Propongo nuevamente este artículo, después de haberlo publicado la primera vez como un deseo para tod@s, al comienzo del año y después que la revista Cámara Lucida me lo haya publicado. La razón que me empuja a hacerlo es que últimamente estoy desquiciado por la fiebre de la apariencia que me rodea y que me deprime, con la esperanza que (citando Alcatraz de Diego Cugia) no sea el único albatros a volar en alto, si no que haya otros que quieran tomar el vuelo… 

Consumimos y producimos masivamente pero, ¿Cuándo creamos?

Crear necesita tiempo y trabajo, justo lo que normalmente falta, sobre todo para aquellos creadores que luchan todavía para ser conocidos y reconocidos. La creación es un proceso lento de viaje y de reflexión, que no necesariamente da frutos inmediatos; una persona que crea, o cuando una persona crea, busca y rebusca en sí mismo entre sentimientos, recuerdos, ideas, experiencias, pulsiones, algo que encierre todo este proceso y que además sea capaz de transmitirlo a los demás que miran su creación. La tendencia global que todos vivimos en el día a día y en la que todos estamos metidos, es que se invierte tiempo y esfuerzo en lo fútil porque parece que para que lo creado sea valioso, tiene que transformarse en viral. Poco importa la reflexión, la lentitud, el recorrido. Si tenemos nuestros “me gusta”, si se comparte, si se hace viral, entonces es exitoso. Esta manera de mostrar nuestras creaciones, rápida y cortoplacista, merma la perseverancia de quien crea, tanto que, si se quiere abarcar algún proyecto más profundo o más largo, el esfuerzo necesario nos parece inviable y sobre todo inútil.

Por otro lado, desde que el mundo es mundo y continuará siendo así, una persona que crea y sus creaciones están expuestas constantemente al juicio y a la valoración permanente de quien las miran, analizan, sienten y opinan. Todo esto es muy duro, contribuye a hacer tambalear la confianza porque es como estar permanentemente en un columpio o todavía peor, en una montaña rusa, alternando momentos de poesía con otros de total desarmonía y vértigo.

En este contexto, no existen alternativas: hay que asumir los picos y las valles sin exaltarse y sin deprimirse; hay que asumir la falta de confianza periódica; hay que escuchar lo que dice la gente, sabiendo pero discernir lo que vale del ruido y continuar a andar, recordando que todos los pasos suman y que a veces es legítimo aspirar a una percepción a “baja resolución”, para ignorar los detalles que revelan la mezquindad y para difuminar los contornos.

Crear es una herramienta esencial de crecimiento; es una manera de percibir el mundo usando plenamente los sentidos; crear no es una huida de lo real, sino que es pura inmersión en el real porque quien crea busca la belleza en la cotidianeidad llena de imperfecciones, usando una visión poética o personal, para afirmar su propia originalidad, sin esperar que los demás “nos elijan”. Si nos acostumbramos a habitar con plenitud la parte imperfecta de nuestra vida y sabemos transformarla en posibilidad, en colores, en formas, en perspectivas, en luz, en olores, en pensamientos, entonces estamos creando y si creamos de esta manera, no nos importará si nuestra creación se queda desconocida para el resto del mundo porque lo que hemos creado es suficiente para darnos felicidad y plenitud.

Il Venerdí di Photosatriani N. 155

Tags

, ,

Arbóreo N. 93 – Notturno in Pineta

Presenze no-fotográficas

Tags

,

El 5 de Marzo publiqué un artículo en mi blog sobre una exposición de Thomas Nölle que vi en el Museo de Romanticismo en Madrid. Cuando leí el texto sobre esta exposición, me quedé intrigado; era un texto casi metafísico, en el cual encontraba muchos paralelismos con las ideas y los conceptos que hace más de 20 años, estaban a la base de mi serie que llamé “Presenze”, con la cual tuve la oportunidad de participar en la sección Photosalon de la Biennale Italiana della Fotografia (en el 1995) y que luego expuso en Bilbao en el 1996.

Después de haber visitado la exposición en el Museo del Romanticismo, escribí el artículo para el blog y decidí usar un conjunto de imágenes de mi serie Presenze para acompañar el texto, sin especificar que eran mías, dejando por lo tanto una cierta ambigüedad sobre la autoría de las mismas… quería ver si alguien comentaba algo al propósito…

Después de un mes y medio, recibo un e-mail de la mismísima comisaria de la exposición, pidiéndome de borrar las imágenes o por lo menos de especificar a pie de foto, su autoría, cosa que he hecho inmediatamente. Ahora que está todo arreglado y considerando que la comisaria ha sido siempre muy amable y muy correcta, cuestiono una frase suya que, cuando me pedí de borrar las imágenes o especificar el autor de las mismas y aclarar que no son de Thomas Nölle, añadió que “no tenía sentido que usara fotos de otro autor para ilustrar un artículo que habla de un autor en concreto”. ¿Según vosotros, es esta una petición correcta? Es verdad que antes, cuando no había especificado la autoría de las imágenes, se podía llegar a mal interpretar, pero ahora que está clara la autoría, porque no tendría sentido ilustrar un artículo en mi blog con las imágenes que yo considero más apropiadas para generar en los lectores las dudas o las reacciones que me gustaría generar en ell@s?

Quizás por un mes y medio alguna persona ha podido pensar que mis imágenes eran las de Thomas Nölle, ahora todos sabrán claramente que Thomas Nölle no es el autor de mis imágenes…entonces, ¿cuáles son las imágenes de Thomas Nölle? Menos mal que existe Google que nos ayudará a resolver este enigma y, aunque la exposición en el Museo del Romanticismo en Madrid, ya ha finalizado, seguro que las personas que se han interesado a esta historia, encontrarán la manera de hacer un paralelismo con el conjunto de imágenes extraídas de “Presenze” y que publico a continuación.

Presenze – Photosatriani

Il Venerdí di Photosatriani N. 154

Tags

, ,

Arbóreo N. 92 – Señal de identidad

 

La penitencia de la sal

Tags

, , , ,

Giuseppe Satriani. Serie Borghi Obsistenti, 2018.

Creo que lo pequeño, lo recóndito, la obsistencia (entendida como la capacidad de resistir y superar las adversidades), son las fuentes en las cuales muchos de nosotros deberíamos satisfacer la necesidad de encontrarnos y encontrar valores preciosos que vamos perdiendo a costa de la superficialidad y la inmediatez. Cuando mi hija me dice: “papá, me estoy aburriendo”, yo le contesto: “qué suerte que tienes, porque así puedes poner en marcha el pensamiento más profundo y la creatividad”. La lentitud es hermana de la vida, la inmediatez de su revestimiento.

En la ruta de encontrar un oasis habitable en el desierto de la inmediatez, me encanta descubrir lugares y acontecimientos marcados por la lentitud, donde es más fácil acercarnos al abismo entre lo que sentimos y lo que podemos expresar.

Las procesiones de la Semana Santa constituyen sin lugar a duda un evento clave de la tradición cristiana y en España se encuentran los ejemplos más arraigados tanto con la religión como con la tradición popular. Todo el mundo conoce la Semana Santa en Andalucía tanto que, la masificación de los eventos, está desvirtuando el contenido y el espíritu original de las procesiones, sobre todo para la mayoría de la gente que no pertenecen a las diferentes cofradías y que allí van por turismo o simplemente por el jaleo.

Hay otros lugares, más pequeños, más recónditos, más “obsistentes” que tienen las mismas tradiciones, en los cuales pero, se conservan los sentimientos que crean la “comunidad” y cada miembro de la misma es el recipiente de fragmentos de la memoria que dan sentido a la vida.

Giuseppe Satriani. Serie Borghi Obsistenti, 2018.

Añana es uno de estos lugares; se encuentra en Álava, a pocos kilómetros de la provincia de Burgos, muy cerca de dos Parques Naturales: Valderejo y Montes Obarenes. El pueblo de Salinas de Añana es seguramente un pueblo “obsistente”, su población es en la actualidad de 141 personas (en el 1900 eran 798) y presume de manantiales de aguas saladas que se explotan (desde el año 822) a través de las salinas del Valle Salado. La sal que allí se produce es de una calidad superior, visto que ¡22 estrellas Michelin la emplean en sus restaurantes!

También en Salinas de Añana se celebra una procesión en la Semana Santa. Sencilla pero comunitaria; en la que se revela el tan nombrado “matriarcado” de Euskadi (mirad en las fotos la diferencia de compromiso e involucración entre los costaleros mujeres y hombres); en la que se perciben fragmentos de memoria que dan continuidad en las nuevas generaciones; en la que la fe todavía gana a la exterioridad. Con todo esto en la cabeza, hice la pequeña serie de fotografías que muestro a continuación, en las cuales las salinas están siempre presentes, porque estas salinas contribuyen sustancialmente a que, en la gente que allí vive, las dificultades no superen la fuerza de continuar y así se evita que gane la renuncia y la rendición.

Por sencillez y “obsistencia”, lo que he visto en Añana tiene alguna conexión con el Fischer Circus que hasta hace algunos años venía a amenizar los veranos de Barrika