Tags

,

El 5 de Marzo publiqué un artículo en mi blog sobre una exposición de Thomas Nölle que vi en el Museo de Romanticismo en Madrid. Cuando leí el texto sobre esta exposición, me quedé intrigado; era un texto casi metafísico, en el cual encontraba muchos paralelismos con las ideas y los conceptos que hace más de 20 años, estaban a la base de mi serie que llamé “Presenze”, con la cual tuve la oportunidad de participar en la sección Photosalon de la Biennale Italiana della Fotografia (en el 1995) y que luego expuso en Bilbao en el 1996.

Después de haber visitado la exposición en el Museo del Romanticismo, escribí el artículo para el blog y decidí usar un conjunto de imágenes de mi serie Presenze para acompañar el texto, sin especificar que eran mías, dejando por lo tanto una cierta ambigüedad sobre la autoría de las mismas… quería ver si alguien comentaba algo al propósito…

Después de un mes y medio, recibo un e-mail de la mismísima comisaria de la exposición, pidiéndome de borrar las imágenes o por lo menos de especificar a pie de foto, su autoría, cosa que he hecho inmediatamente. Ahora que está todo arreglado y considerando que la comisaria ha sido siempre muy amable y muy correcta, cuestiono una frase suya que, cuando me pedí de borrar las imágenes o especificar el autor de las mismas y aclarar que no son de Thomas Nölle, añadió que “no tenía sentido que usara fotos de otro autor para ilustrar un artículo que habla de un autor en concreto”. ¿Según vosotros, es esta una petición correcta? Es verdad que antes, cuando no había especificado la autoría de las imágenes, se podía llegar a mal interpretar, pero ahora que está clara la autoría, porque no tendría sentido ilustrar un artículo en mi blog con las imágenes que yo considero más apropiadas para generar en los lectores las dudas o las reacciones que me gustaría generar en ell@s?

Quizás por un mes y medio alguna persona ha podido pensar que mis imágenes eran las de Thomas Nölle, ahora todos sabrán claramente que Thomas Nölle no es el autor de mis imágenes…entonces, ¿cuáles son las imágenes de Thomas Nölle? Menos mal que existe Google que nos ayudará a resolver este enigma y, aunque la exposición en el Museo del Romanticismo en Madrid, ya ha finalizado, seguro que las personas que se han interesado a esta historia, encontrarán la manera de hacer un paralelismo con el conjunto de imágenes extraídas de “Presenze” y que publico a continuación.

Presenze – Photosatriani

Advertisements