Tags

, , ,

PhotoEspaña es un evento con una magnitud siempre más grande; Madrid sigue siendo la sede principal, aunque este año PHE18 (hasta el 26 de Agosto) tiene hasta 20 sedes en otras ciudades distribuidas geográficamente no solo en el territorio nacional si no en todo el mundo. Aunque nos quisiéramos limitar al solo Madrid, los 64 lugares que albergan las exposiciones son demasiados para poder disfrutar de la totalidad de ellas. Este aspecto, se hace todavía más inmanejable para alguien como yo que no vive en Madrid. ¡Así que no hay más remedio que planificarse! Comparto mi manera de hacerlo, considerando que tenía a disposición un día entero y unas cuatro horas más distribuidas en dos tardes a partir de las 18h.

El punto de partida es sin lugar a duda la web de PHE18 en la cual se encuentran descritas todas las exposiciones del evento, estructuradas en las cuatro categorías: Carta Blanca, Sección Oficial, Festival Off y Sedes Invitadas. La comisaria de esta edición de PHE es Cristina de Middel que ha elegido como tema “el juego”.  Un tema “rompedor”. Jugando se pueden crear realidades imposibles o romper las reglas vigentes y los prejuicios sin sufrir las consecuencias de ser abiertamente revolucionario. Como dice la misma de Middel: “el juego y la fotografía están ambas alejadas de la verdad”.

Volviendo al trabajo de planificación de la visita, como decía con anterioridad, el punto de partida tiene que ser la web de PhotoEspaña; el sitio continúa a ser muy poco amigable, con una navegación compleja y a veces ambigua y sobre todo con unos contenidos sobre las exposiciones que a veces no ayudan en la tarea de entender de antemano lo que nos vamos a encontrar: esto vale tanto para la parte escrita, pero sobre todo por la parte visual: hay muy pocas, poquísimas imágenes de cada exposición.

Una vez finalizada la tarea exploratoria de las diferentes propuestas expositivas, (lleva su tiempo), tenía más o menos claro las exposiciones que me interesaban y aquellas de las cuales habría podido prescindir. El siguiente paso fundamental, es bajarse e imprimirse el utilísimo plano de las exposiciones en el cual he ido redondeando con un círculo azul todas aquellas exposiciones que había seleccionado en el paso anterior.

Una vez hecho este trabajo, a un simple vistazo del plano, se puede apreciar la distribución de las exposiciones seleccionadas en el espacio y así es fácil agruparlas por cercanía física. En mi caso están claramente definidos:

  • Un claro aglomerado principal (en rojo en el mapa que adjunto) con un anexo lateral (en marrón)
  • Dos otros microcircuitos independientes (en verde y en naranja en el mapa)
  • Un punto aislado (en rosa en el mapa)

 

Estos aglomerados me han permitido además definir la prioridad de visita: el circuito rojo primero (con la opción del “anexo” marrón), el circuito naranja como segundo (porque me interesaban las impresiones en hojas, expuesta en la galería Blanca Berlín); el circuito verde como tercero. Definido el macro-orden, el siguiente paso ha sido definir una secuencia dentro del Circuito Rojo; para esto es imprescindible volver al sitio web de PHE para conocer los días y los horarios de abertura de cada exposición. El resultado final de este trabajo es el recorrido que se puede ver en la imagen de arriba.

Escribo esta entrada después de haber podido dedicar el día entero a mi disposición y unas dos horas más, visitando las exposiciones de PHE18 de acuerdo con el plan que me hice. Más abajo, comparto una tabla con los detalles sobre las exposiciones visitadas y mis juicios, de acuerdo con mis personalísimos criterios de gusto e interés. A continuación, las galardonadas (por Photosatriani)…

A las exposiciones visitadas, he añadido la visión de la película “La línea de sombra”, un bellísimo retrato de Alberto García-Alix, un revolucionario visual. Una película hecha con mucho respeto y compenetración, además que con mucho saber hacer por Nicolás Combarro Esta película se proyecta en los Cines Renoir Princesas cerca de Plaza de España (pases a las 16.10-18.30-20.30 y 22.30), vale absolutamente la pena irla a ver (aunque cuando fui, había solo 6 personas en la sala, un pena!)

Espero que mi experiencia y mis sugerencias puedan servir para organizar vuestra visita a PHE18 y para optimizar los tiempos. Por encima de todo, no olvidéis de disfrutar de este baño visual que a mí siempre me entusiasma, me inspira y me rende extremadamente feliz. Cualquier comentario o añadido respeto a mis sugerencias, será siempre bienvenido.

 

Advertisements